Blog

mercado online

Previsiones del e-commerce a corto plazo en Europa

Los e-commerces cada vez cobran mayor fuerza y obtienen un mayor volumen de negocio tanto a nivel nacional como internacional. 

El e-commerce o comercio eléctronico ha tenido una rápida evolución en los últimos años y está cada vez más asentado tanto a nivel mundial como en Europa, con cierta diferencia entre los países pero cada vez más asentado en todos. Así lo demuestran las cifras de evolución de mercado, que muestran una evolución continua delas cifras de venta del ecommerce.

Además, en estos últimos tiempos de pandemia, en los que en muchos momentos los europeos han estado confinados en sus casas o han tenido restricciones de movilidad y por lo tanto en sus compras, los índices de consumo en comercio electrónico han aumentado todavía más. El axioma es claro, muchos europeos no han podido más que acceder a comercios físicos de primera necesidad por lo que en muchos sectores, han optado por comprar a través de los dispositivos electrónicos.

Según el análisis de Ecommerce Europe el crecimiento del comercio por Internet de 2020 con respecto al año anterior ha sido de casi un 13 por ciento con un volumen de negocio en torno a los 720.000 millones de euros. Un paso más en la transformación digital hacia un nuevo tipo de comercio.

Ya hemos mencionado la incidencia positiva que ha tenido en el sector el Coronavirus a nivel comunitario. En este caso, para los expertos de e-commerce Europe la incidencia del COVID19 en el comercio electrónico europeo no se podrá valorar realmente hasta dentro de al menos un año. Lógicamente, la evolución de esta crisis sanitaria influirá en uno o en otro sentido en las conductas comerciales europeas.

A nivel de datos más concretos, podemos señalar que el 70 por ciento del mercado del e-commerce en el viejo continente lo acapara su parte occidental, donde, el 83 por ciento de los internautas compra a través de estos canales cibernéticos.

En cuanto a los diferentes territorios el país líder en comercio electrónico es el Reino Unido, donde más del 90 por ciento de sus internautas compra por este canal. Países como Alemania o Países Bajos registran un elevado porcentaje del 84 por ciento.

Como dato peculiar, podemos señalar que Rumanía y Bulgaria son los que menos participan en las compras digitales con cifras en torno al 30 por ciento de sus usuarios de Internet utilizando estas vías de adquisición de bienes y servicios. Sin embargo, en ambos territorios, el crecimiento es alto ya que registran un 30 por ciento más de transacciones en e-commerce que el año anterior.

Es llamativo otro aspecto relacionado con los hábitos de compra de cada territorio. Mientras que Polonia o Países Bajos acuden al mercado nacional, en otros países como Chipre o Malta se apuesta por el mercado internacional. Esto también puede estar relacionado con la capacidad de producción de cada país, siendo más limitada la de los países pequeños.

El mercado europeo se concentra principalmente en su parte occidental donde el volumen de facturación es de 444000 millones de euros de los 636000 millones totales. En la parte sur de Europa se superaron los 98000 millones de euros, cifra que, siendo relevante, no llega a la cuarta parte de la que alcanza el Oeste europeo. Dentro de esta parte sur, España ha incrementado el 29 por ciento sus datos respecto al año anterior. En el vagón de cola de crecimiento están Irlanda y Bélgica con el 7 por ciento, Austria con el 4 por ciento e Islandia con el 3 por ciento.

Si en Europa hay 578 millones de habitantes, el 87 por ciento cuenta con conexión a Internet, esto tiene como consecuencia directa que el de la compra sea un mercado con muchas posibilidades de crecimiento teniendo en cuenta que el Producto Interior Bruto total es de más de 13 millones de euros. Las estimaciones dan a Europa un crecimiento en el comercio electrónico del 12´72 por ciento con un volumen de negocio de 717000 millones.

Principales retos para los próximos años

Actualmente, los principales caballos de batalla del comercio electrónico están relacionados con temas logísticos como el seguimiento de pedidos, las incidencias en torno a entregas, devoluciones y sobre todo con la seguridad en las formas de pago, que es lo que más inseguridad crea en los potenciales usuarios.  En este sentido, será importante para los comercios digitales seguir de cerca los usos y leyes vigentes en cada país.

Sobre las formas de pago, hay diferencias entre países. En algunos de ellos como Francia, Dinamarca o Noruega las transacciones se realizan con tarjeta en el 70 por ciento de los casos. En otros territorios como Alemania o Países Bajos, supone en torno al 10 por ciento el uso de tarjeta e incluso hay países como España en los que se apuesta más por otros medios de pago como PayPal.

Crecimiento continuo

Según datos recogidos de diversas fuentes, el e-commerce en Europa mantiene su crecimiento con variaciones destacadas en las formas de actuación de los consumidores. En general Europa, sigue los pasos de otros continentes como Norteamérica o Asia, que son de momento los que más desarrollado y extendido tienen el comercio electrónico.

Los ecommerce tendrán que seguir de cerca los cambios técnicos en el sector como la búsqueda por voz, la incidencia de las redes sociales o la emergencia del m-commerce en los procesos de compra. Precisamente, las previsiones sitúan al comercio a través de los dispositivos móviles a la cabeza de las transacciones Online de los años venideros.

Previsiones

Para contextualizar los datos del comercio electrónico europeo, vamos a fijarnos primero en datos y análisis relativos al contexto mundial de los últimos años. En 2017 las ventas fueron de 1400 billones de dólares en todo el mundo, de los que cerca de la tercera parte fueron operaciones del ámbito de la moda. También registraron importantes transacciones sectores como la electrónica o el entretenimiento. Fue un año en el que el e-commerce empezaba a experimentar un crecimiento real.

En 2018 las ventas se incrementaron hasta los 1600 billones de dólares, con subidas en el sector de la moda y también en otros como el de la electrónica y el entretenimiento. De cara a los próximos años se prevé para el 2023 un volumen de ventas de 2500 billones de dólares, un 75 por ciento más que en 2017.

Incidencia en el comercio minorista

Otro de los factores que ha influido en este crecimiento a nivel global ha sido el cambio de comportamiento de los consumidores en los hábitos de consumo. La incidencia de las compras digitales en el comercio minorista mundial era del 7 por ciento en 2015, en un año, esta cifra subió ligeramente hasta el 8 por ciento y en 2017 ya alcanzaba el 10 por ciento. Este dato ha seguido en continua evolución alcanzando en 2018 el 12 por ciento. La participación del e-commerce en el comercio minorista ha seguido en paulatino aumento y se espera cerrar el 2021 con una cifra aproximada del 17´5 por ciento.

Tecnología y e-commerce

El mayor acceso a la tecnología a nivel global es una de las razones de la expansión del comercio electrónico. El porcentaje de usuarios que se conectaba a Internet mediante sus móviles en 2009 era del 0´7 por ciento, mientras que en 2018 ya superó el 52 por ciento. En los últimos años, han crecido exponencialmente las ventas de Smartphones, por ejemplo, en el tercer trimestre de 2018 llegaron hasta los 390 millones de dispositivos vendidos. Entretanto cada vez tiene menos peso la telefonía fija.

Una de las consecuencias del crecimiento de dispositivos móviles es la importancia que está adquiriendo el comercio móvil o m-commerce en el que las compras se hacen desde Smartphones o tablets. Accediendo a aplicaciones o desde navegador, los usuarios de gadgets móviles pueden operar sin límites de espacio ni de tiempo.

Tendencias actuales

Ya hemos explicado que la pandemia con situaciones de sedentarismo, confinamiento parcial o total, etc., ha contribuido al aumento del comercio Online. En este sentido hay sectores que han crecido exponencialmente, algo que todavía no se puede saber si es coyuntural o estructural. El sector del mobiliario de oficina, escritorios o sillas ha sido uno de los que más ha crecido. También destaca la venta de pijamas y de otros productos como los de limpieza, telemedicina, reparación, higiene personal o educación virtual.

En cuanto a los contenidos, cada vez cobran más protagonismo los que se pueden comprar, nos referimos a espacios publicitados como stories, vídeos o post que nos llevan a adquirir productos. En este sentido las versiones Business de WhatsApp, Pinterest o Facebook están impulsando las compras digitales.

Se espera por otra parte, un aumento del uso de las criptomonedas. De hecho, plataformas como PayPal han anunciado que están trabajando para habilitar su utilización. Tal vez, el aumento del uso de las criptomonedas en el último año no haya sido el esperado, pero sí está creciendo su presencia en el comercio electrónico.

Por otro lado, el desarrollo del e-commerce, más que terminar con las tiendas físicas, está incidiendo en ellas en una evolución en su manera de actuar. Una de las principales variaciones es el uso de sistemas técnicos para monitorizar los hábitos y modos de compra de los consumidores. Se está implantando la realidad virtual o el reconocimiento facial. Las tiendas se están apoyando en herramientas técnicas que están ayudando a cuidar aspectos como el de la distancia social.

En este punto tenemos que referirnos a la omnicanalidad, que consiste en ofertar una experiencia a través de diferentes canales y dispositivos para favorecer e impulsar el comercio electrónico. Tener tiendas con canales online y offline, permite que el público compre utilizando el canal que mejor le convenga.

Mediante a la omnicanalidad, los comercios electrónicos mejoran en eficacia y consiguen una mejor organización de los datos y actividad de los usuarios. Estos múltiples canales posibilitan analizar los hábitos de compra de los clientes para poder darles servicios más personalizados y acordes a sus intereses.

En cuanto a otras tendencias, las búsquedas por voz, llevan tiempo incluyéndose en las perspectivas a corto plazo e incluso se especulaba con un crecimiento todavía mayor del que han vivido en este último ejercicio. Lo que sí es un hecho es que el público adolescente es el que más utiliza las búsquedas por voz.

Las búsquedas por voz llevan directamente al cliente al lugar que visitar de Internet, sin tener que navegar por las categorías de una web. El resultado de esto es una interlocución sólida que dará más fuerza si cabe a las compras cibernéticas.

Siguiendo con los usuarios jóvenes, los Milenial y los clientes de la generación Z, tienen la llave para marcar las tendencias de mercado en el comercio cibernético durante los años venideros. Este público ya ha adquirido casi la mitad de productos de moda del último año. Están llamados a modificar los hábitos de consumo en la próxima década.

Ya está a la orden del día por otra parte entre los Milenial, el cuidado por el medio ambiente y por eso buscan marcas que suministren productos y servicios sostenibles con la naturaleza. Incluso, algunos informes reflejan que este tipo de cliente sensible con el medio ambiente está dispuesto a pagar hasta un 20 por ciento más por productos ecológicos. Abogan por productos fabricados con materias primas biodegradables y con embalajes que se puedan reciclar. El color verde posiciona a las compañías como ecológicas y les aporta una diferenciación añadida.

Otras tendencias, como la Inteligencia Artificial, tienen todavía mucho margen de progreso en el e-commerce. Las previsiones apuntan a que en 2022 el gasto aproximado en Inteligencia Artificial por la venta Online sea de unos 730 millones de dólares.

Otro tema emergente en el mercado es el de las pasarelas de pago como ya hacen Google Pay, Facebook Pay o Samsung Pay. De hecho, la seguridad en los métodos de pago es uno de los principales quebraderos de cabeza de las tiendas Online.  

El recommerce y la economía compartida están cobrando cada vez más protagonismo. El recommerce consiste en vender productos de segunda mano. Este tipo de soluciones económicas tiene su fundamento en el bajo poder adquisitivo de muchos usuarios.

Dentro de la práctica del recommerce hay desde productos en redes sociales a aplicaciones específicas. Los usuarios quieren reducir su consumo y el impacto que genera el sobreconsumo en la naturaleza. Por eso, cobra importancia el recommerce.

En este panorama de expansión del comercio electrónico, las compañías deben de esforzarse mucho por optimizar sus envíos, ya que la tardanza en la llegada de pedidos es la tercera razón de cancelación. La primera son los costos adicionales y la segunda es la obligatoriedad de registrarse en una plataforma para la compra del producto.

 

Como hemos visto el ecommerce está en continua evolución y son muchas las posibilidades de mejora y aumento de ventas de las tiendas online de cualquier sector comercial. En Gureak Marketing seguimos de cerca las últimas tendencias en este campo y contamos con profesionales dispuestos a ayudarte a diseñar tu estrategia de venta online cualquiera que sea tu negocio.


Servicios Relacionados

Te ofrecemos estos servicios relacionados

BLOG

Flex Banner
© 2021 DESARROLLADO POR
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y realizar el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información sobre las cookies a través nuestra Política de Cookies.
Continuar