902 335 333
Está usted en:

Normativa Lismi

La LISMI (Normativa Lismi) es la Ley 13/1982, de 7 de abril, de Integración Social de Minusválidos, que establece para las empresas públicas y privadas que empleen a más de 50 trabajadores, la obligación de contratar a un número de trabajadores discapacitados no inferior al 2%.

Si la empresa pública o privada que debe cumplir dicha ley Lismi o Normativa Lismi no puede hacerlo por alguna circunstancia, puede acogerse a unas medidas alternativas de carácter excepcional según lo establecido en el Real Decreto 27/2000, de 14 de enero.

El cumplimiento de estas medidas de la Ley Lismi o Normativa Lismi pasan por:

  • Compra de bienes y/o servicios a un Centro Especial de Empleo.
  • Contratación de un trabajador autónomo discapacitado.
  • Donación o acción de patrocinio a favor de una entidad cuyo objeto social sea la formación profesional, la inserción laboral y la creación de puestos de trabajo a favor de personas con discapacidad.
  • La Lismi también establece necesario la creación de un Enclave Laboral.

La excepcionalidad en la Ley Lismi o Normativa Lismi se produce:

  • Cuando los Servicios Públicos de Empleo no pueden atender las ofertas de empleo para trabajadores discapacitados presentadas por la empresa, o bien sean éstos los que renuncien a esta oferta. En tales casos, el INEM o el Servei Català de Colocació expedirán el certificado acreditativo de la excepcionalidad.
  • Cuando las empresas acreditan la existencia de razones organizativas, productivas, técnicas o económicas que dificultan seriamente la incorporación de discapacitados a sus plantillas. El INEM o el SCC estimarán esta situación y emitirán el pertinente certificado de excepcionalidad.

Y la excepcionalidad hay que solicitarla ante la oficina del INEM. Si dicha solicitud no se ha producido, aunque se contraten servicios a un Centro Especial de Empleo o se aplique cualquiera de las otras medidas alternativas no se está cumpliendo la Ley Lismi.

Para todo ello, y con el objeto de agilizar y favorecer la incorporación laboral de las personas con discapacidad, así como la aplicación de las medidas alternativas correspondientes a la Ley Lismi,  Gureak ofrece asesoramiento especializado, tanto para la integración laboral como para el cumplimiento de estas medidas alternativas de la Normativa Lismi, estando en disposición de colaborar y participar en cuantos procesos se consideren necesarios.

La ley lismi es una ley diferente está inspirada en una visión global ya que se fija en la valoración, educación, garantía de ingresos, educación, formación, empleo, servicios sociales…Trata de asistir los problemas de un determinado sector de la población más vulnerable.

La Ley lismi es una ley basada en países más avanzados que ya trataban el problema de la rehabilitación de las personas con discapacidad.

Los principios generales de esta ley Lismi se basan en garantizar la realización personal y la total integración social de las personas con discapacidad.

A efectos de esta ley, se entiende por minusválido “toda aquella persona cuyas posibilidades de integración educativa, laboral o social se encuentren reducidas como consecuencia de una deficiencia, previsiblemente permanente, de carácter congénito o no, en sus capacidades físicas, psíquicas o sensoriales”.

¿Cómo tengo que calcular el número de personas con minusvalía para poder cumplir la ley lismi en mi empresa?

No es complicado. Solo hay que tomar como referencia los 12 meses con anterioridad al desarrollo de la actividad de la empresa.

Hay que tener en cuenta que los contratos de duración superior a un año, se cuentan como trabajadores en período de referencia, y cada trabajador 200 días (incluidas vacaciones, festivos y descansos semanales)

Si no puedo cumplir lo que marca la ley Lismi en referencia a incluir en mi plantilla el 2% de los trabajadores con personas con discapacidad. ¿Qué puedo hacer?

Aquellas empresas que o bien por cuestiones productivas, organizativas o por otras causas no puedan cumplir la ley Lismi, existen otras medidas alternativas que la ley contempla.

Habría que seguir una serie de pasos para acogerse a estas medidas alternativas:

Sería necesario solicitar el certificado de excepcionalidad con una validez de tres años. Y una vez que se ha conseguido este certificado se puede actuar de la siguiente manera.

Se pueden colaborar de diferentes maneras:

Con un centro especial de empleo con un contrato mercantil.

Colaborando suministrando materias primas, maquinaria, bienes de equipo con el fin del desarrollo de la actividad. O prestación de servicios.

El importe anual de los contratos será de tres veces el IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples) anual por cada trabajador con discapacidad dejado de contratar por debajo de la cuota del 2%.

También con Donaciones o acciones de Patrocinio.

Con la ley Lismi también se pueden y las medidas alternativas también se pueden hacer donaciones o acciones de patrocinio, siempre de carácter monetario para el desarrollo de actividades de inserción laboral y creación de empleo de personas con discapacidad intelectual.

Una empresa que efectúe una donación a una entidad para cumplir las medidas alternativas podrá obtener beneficios fiscales en la declaración del Impuesto de Sociedades, deduciendo como gasto el importe de la donación, teniendo como límite opcional el 10% de la base imponible, o bien, el límite del 1 por mil del volumen de ingresos.

De esta manera el centro especial de empleo, podrá realizar formación profesional a personas con discapacidad, inserción laboral a personas con discapacidad, o creación de empleo.

El importe anual de donaciones o patrocinios será de al menos 1,5 el IPREM anual por cada trabajador con discapacidad dejado de contratar por debajo de la cuota del 2%. Con la strong>Ley Lismi se pueden dar solución a muchos de los problemas de las personas que tienen alguna discapacidad.

También se puede constituir un enclave laboral.

Con las medidas alternativas se pretende generar empleo indirecto a través de los Centros Especiales de Empleo, o efectuando una donación, ofreciendo una serie de soluciones a la empresa y haciendo que alguna de ellas le encaje bien. De esta manera la empresa puede combinar la contratación directa, con la contratación de bienes o servicios.

Para más información pinche aquí.